Tirando Aceite/ ¿Qué estás pensando? Estoy pensando en ti

pensador
compartir

Por Moisés Cabo Leyva

 

La noche es bella

Llena de estrellas

Y qué me importa.

Estoy pensando en ti, llorando.

Agustín Lara

 

¿Qué es lo primero que piensas cuando despiertas? ¿En tu trabajo? ¿En que quieres seguir durmiendo? ¿Que tienes muchas cosas por hacer durante el día? ¿En que sigues sin trabajo? ¿En cuándo te pagarán aquel dinero que te deben? ¿En tus hijos? ¿En tu pareja? ¿En tu amante? ¿En dios? ¿Qué piensas cuando lees? ¿Sabes qué significa pensar? ¿Piensas bien o piensas mal?

Queramos o no, mientras tengamos vida tenemos que elegir hasta las cosas más simples que forman nuestra vida. Tenemos que elegir qué tipo de vida tendremos, qué comeremos, qué estudiaremos, en qué trabajaremos, cómo gastaremos nuestro tiempo y cómo administraremos nuestras emociones; ¿Quién merece mi amor? ¿Quién merece mi desprecio? ¿Quién merece mi admiración?

Podemos dejar que las cosas, personas, situaciones y azares den rumbo a nuestra existencia, podemos dejar todo en manos de dios, del gobierno, del destino, de nuestros padres, nuestra pareja, nuestros hijos o podemos pensar hasta qué punto lo otro, los otros, nuestros prójimos y distantes influyen en nuestra vida y hasta qué punto mis elecciones influyen y afectan mi vida, la vida de los demás.

Pensar sirve de mucho para saber o fundamentar nuestras elecciones. Pensar se vuelve una necesidad, pensar antes de actuar, pensar antes de hablar, pensar antes de omitir, pensar, pensar, y seguir pensando sobre lo hecho. Pensar con lógica o pensar mágicamente, ¿acaso pensar sin lógica es pensar o solamente imaginar? ¿Pensar e imaginar son lo mismo?

Los filósofos piensan sobre el pensar, llevan siglos pensando palabras, ideas, imágenes. Nos dicen que para pensar necesitamos información, establecer relaciones y comparaciones, debemos tener reglas para operar, para comparar, para medir, para juzgar, para emitir conclusiones, pensar lógica y coherentemente para saber si algo es verdadero o es falso, si es posible o imposible, si es verosímil o imposible.

Pero nosotros los mortales, pensamos desde la superficie, vamos al mar de las ideas a remojar nuestros pies y mirar el horizonte, pensamos en lo inmediato e imaginamos lo futuro, pensamos poco, creemos mucho.

Pensamos en el amor, en la suerte, en la muerte, en el placer y en el dolor, pensamos en el dinero y pensamos en el poder, pero ¿pensamos o imaginamos o recordamos?

Altazor dijo; En mi cabeza cada cabello piensa otra cosa.

Pensamos en muchas cosas y no llegamos a nada. Pensamos en nada. Pensamos en la inmortalidad del cangrejo.

Yo he pasado días pensando qué escribiré para la columna de esta semana.

Estuve leyendo, conversando, preguntando, pensando, y escuchando aquella canción que dice; estoy pensando en ti, llorando tanto que donde vayas haz de sentir lo amargo de mi llanto.

Sin duda tenemos que seguir pensando, eligiendo, pensar nuevamente, continuar y continuar con lo mismo, informándonos, aprendiendo, experimentando y cambiando, y si bien es cierto que podemos disfrutar de este proceso y aventura del pensar, también podemos terminar como Agustín Lara; pensando en alguien, llorando.

¿O tú cómo ves?

¿En qué estás pensando?

 

compartir

Comparte Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr

Comenta

Leave a Reply

Notify of
avatar