Eso, diferentes

d7
compartir

Por Christian Leobardo 

 

Eso, difrentes, nos llaman los diferentes.

Por.. eso

Eso, de brillar hasta con el alma rota. 

Eso, de caer y levantarse alado. 

Eso, de ya no buscar amor sino construirlo.

Eso, un corazón ansiedad no claudica. 

Eso, diferente, eso de la vida diferente: respirar cuando los suspiros duelen. 

Eso, cuchilladas de luz.  Las únicas que atraviesan el pecho y ven por dentro nuestro contagiando con su lumbre las velas apagadas que llevan nuestras esperanzas más dormidas y vencidas. 

Si, eso. 

Eso, ser rival del Sol. 

Eso, no ser sólo un cuerpo.

Eso, no eres sólo un cuerpo. 

Eso, ser deletreado. 

Eso, volverse palabra. 

Eso, caminar en la palma de otras lenguas. 

Eso, ser eso: la poesía que es muchas cosas, en cada uno, en cada algo  y en todos lo mismo. 

Eso, ser como un taquete: insistente, sin saber del muro impenetrable que es todo misterio y que doblará como cabeza de clavo vencido una curva triste que agachará la cabeza de un hombre triste, sin ánimos, sin esperanzas ni moldes de vida.

Soy como un hombre, triste. Triste porque no hay moldes ni rumbos, sólo sentido de saberlo, sentido del absurdo. 

Eso, diferente, saberse un instante sin sentido que entiende eso, el sin sentido. 

Eso, ser alado y saber que en este lugar no hay árboles dónde posar un pájaro. 

Eso, ¡Pájaro inadecuado!

Eso. 

 

 

 

compartir

Comparte Share on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterShare on LinkedInShare on Tumblr

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *